España, Valladolid

Valladolid: reyes, escritores y un gran incendio.

Valladolid, ¿cómo conocerla?

Recorremos Valladolid siguiendo el trazo de los escritores del Siglo de Oro y los golpes de cincel del Juan de Juni y Gregorio Fernández.

Antigua capital del Reino de Castilla, Valladolid está marcada por el nacimiento del rey Felipe II y por el gran incendio de 1561 que destruyó hasta la décima parte de la ciudad.

¿Dónde os recomendamos empezar la visita a Valladolid? Pues donde empezó todo! En el Palacio de los Vivero.

Palacio de los Vivero

Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla contrajeron matrimonio el 19 de octubre del año 1469 en Valladolid, concretamente en el Palacio de los Vivero.

Los Reyes Católicos reinaban cuando Cristóbal Colón descubre América.

Por lo que el siguiente punto a visitar no puede ser otro que el Museo Casa de Colón. De camino, nos encontramos la Parroquia Santa María Magdalena.

Parroquia Santa María Magdalena

La iglesia se encuentra en lo que era una de las puertas de la antigua muralla de Valladolid. Para llegar aquí simplemente hemos recorrido toda la calle Ramón y Cajal y nos hemos desviado en la calle Colón.

Continuamos el camino por la propia calle Colón para llegar a la Casa Museo.

Casa Museo Colón en Valladolid

El Museo es un centro donde se encuentran objetos y documentos referentes a Cristóbal Colón tanto a la persona como al marinero.

Cristóbal Colón muere en Valladolid en 1506.

Desde la Casa Colón, sólo tenemos que caminar unos metros hasta la calle Cardenal Mendoza.

Palacio de Santa Cruz

El Palacio de Santa Cruz de Valladolid es uno de los primeros palacios renacentistas de nuestro país.

La construcción se proyecta en estilo gótico pero el Cardenal Mendoza ordena que sea el estilo renacentista el que domine el edificio.

Desde este punto de Valladolid, caminamos por la calle de la Librería para llegar hasta la fachada de la universidad.

Fachada de la Universidad

De estilo barroco, se construyó en el siglo XVIII. Posee un montón de iconografía que hacen las delicias de los estudiosos del arte.

En la misma plaza, se encuentra la catedral de la ciudad. Antes de llegar a la puerta de nuestra señora de la Asunción, nos acercamos hasta la estatua de otro personaje ilustre, Miguel de Cervantes.

Catedral de Valladolid o de Nuestra Señora de la Asunción

Diseñada por Juan de Herrera, su construcción sobre una antigua colegiata, nunca se vió terminada por problemas de dinero.

Desde este punto podemos aprovechar para visitar uno de los puntos más curiosos de la ciudad y que pertenece una época mucho más actual, el Pasaje Gutierrez.

Pasaje Gutierrez

Inspirado seguramente en las Galerias Colbert de París, se trata de una galería comercial del siglo XIX.

Para llegar al Pasaje Gutierrez desde la Catedral, basta con caminar un par de minutos por la calle Cascajares hasta la calle Fray Luis de León.

Una vez visitado el Pasaje Gutierrez, volvemos hasta la catedral. A muy pocos metros nos encontramos la iglesia de Santa Maria de La Antigua.

Santa Maria La Antigua

Se trata de una de las imágenes más representativas de Valladolid y uno de sus templos más antiguos. Es una construcción del siglo XII recientemente restaurada.

A escasos 150 metros de La Antigua, se encuentra el Teatro Calderón. Llegaremos a el a través de las calles del Arzobispo Gandasegui y Echegaray.

Teatro Calderón

El cine en Valladolid tiene su domicilio en este teatro, pues es donde se celebra la SEMINCI.

Iglesia de las Angustias

Justo en frente, tenemos la Iglesia de las Angustias, que está abierta y aprovechamos para entrar a visitarla.

Su fachada es una de las más bonitas de la ciudad pero el interior tampoco se queda corto.

Desde este punto, nos vamos al lugar donde nació el bisnieto de los Reyes Católicos, Felipe II. Llegamos en tres minutos siguiendo la calle Angustias.

Palacio de Pimentel

Actual sede de la Diputación de Valladolid, el  21 de mayo de 1527 fue el lugar de nacimiento de Felipe II.

Cuenta la leyenda que por esta ventana salió Felipe II para ser bautizado en la Iglesia de San Pablo por una pasarela. De haber salido por la puerta hubiera sido bautizado en la iglesia de San Martín.

En la entrada de este palacio se explica mediante imágenes algunos acontecimientos de Valladolid. Nuestra idea era fotografiar el friso pero el guardia de seguridad en su día de mister simpatía nos ha echado con cara de pocos amigos.

Como comentamos, la Iglesia de San Pablo está pegando al Palacio de Pimentel.

Iglesia San Pablo

El edificio, construido entre los siglos XV y XVII, encontramos los estilos gótico, barroco y plateresco. Si hay algo que destaca por encima de todo es su fachada, de estilo gótico isabelino.

En un lateral del templo, se encuentra el Museo de Escultura.

Museo Nacional de Escultura

El museo de escultura se encuentra en dos edificios emblemáticos: Palacio de Villena y Colegio San Gregorio. La fachada y el patio del Colegio de San Gregorio, de estilo barroco, es uno de los platos fuertes para el visitante que se acerca a Valladolid.

Tras recorrer esta zona, nos trasladamos al origen del incendio que marcó el destino de Valladolid. Para llegar allí caminamos por la calle Felipe II y la calle del León durante 5 minutos.

Felipe II, que había trasladado la corte a Madrid unos meses antes, no reparó en gastos.

Calle Platerías

El fuego se originó en esta calle y duró casi 48 horas. Calcinó más de 400 viviendas, lo que obligó a reconstruir gran parte de lo que hoy es el centro de la ciudad.

Al fondo, podemos ver la Iglesia de la Vera Cruz.

Iglesia de la Vera Cruz

Esta iglesia se edifica a partir del gran incendio respetando un arco ya existente.

Ha llegado a nuestros días sobreviviendo dos planes de derribo, pues la idea era crear una gran avenida que conectase norte y sur de Valladolid.

Salimos de la calle Platerías para recorrer dos pequeñas pero míticas plazas: Fuentedorada y la Rinconada.

Plaza de Fuentedorada

Esta plaza se encuentra justamente en la entrada de la calle Platerías.

Plaza de la Rinconada

A escasos metros, encontramos la plaza de la Rinconada, en la parte trasera del edificio del Ayuntamiento.

Plaza Mayor

La destrucción causada ofrecía una oportunidad de modernizar la ciudad. Se planteó la nueva Plaza Mayor que, posteriormente, sirvió de inspiración a la Plaza Mayor de Madrid.

valladolid

Toda esta zona estaba ocupada por artesanos y comerciantes en la plaza del mercado. Actualmente la zona centro también es la zona comercial.

Por la calle Santiago, llegamos a la Plaza de Zorrilla y al Campo Grande.

Plaza Zorrilla

Sirve de homenaje al escritor José Zorrilla y es el lugar donde comienza una de las principales vías de la ciudad, el Paseo de Zorrilla.

Campo Grande

Desde la plaza accedemos al pulmón de la ciudad, donde podemos encontrar varias especies de aves y plantas, así como relajarnos un rato en un lugar tranquilo. Tras pasear a la sombra de los árboles, podemos caminar por la Acera Recoletos.

Acera Recoletos

Se trata de un ancho paseo que comunica la Plaza Zorrilla con la Plaza de Colón. Toda la Acera Recoletos está formada por edificios modernistas de principios del siglo XIX donde algunos todavía conservan los ascensores de la época.

Plaza de Colón

Plaza dominada por una figura en homenaje al descubridor. Para llegar hasta aquí, tan sólo hay que recorrer la Acera de Recoletos.

Calle Miguel Iscar

La calle Miguel Iscar lleva el nombre de uno de sus alcaldes ilustres. A Miguel Iscar, Valladolid le debe entre otros la construcción del actual edificio del ayuntamiento o del mercado del Val.

Por esta céntrica calle discurría un ramal del Río Esgueva, el cual producía constantes inundaciones hasta su desvío. Esta calle parte de la Plaza Zorrilla y nos lleva hasta la Plaza de España.

¿No os recuerda esta puerta a Don Quijote? Pues no sabemos si será casualidad, pero muy cerca y en esta calle se encuentra la Casa de Miguel Cervantes.

Casa de Miguel de Cervantes

Se trata de la auténtica vivienda que habitó Miguel de Cervantes hacia el año 1605.

Plaza de España

Nuestra visita termina en la Plaza de España y su popular bola del mundo.

valladolid

A todos estos lugares, el viajero puede sumarle muchos más. Es tarea suya descubrir rincones que puedan sorprenderle y no es plan que nosotros le estropeemos esa bonita sorpresa.

Otros lugares que pueden interesarte:

Aún así, si piensas que nos hemos dejado algún lugar lo suficientemente importante como para incluirle, háznoslo saber en los comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *