Cuba

Cayo Coco y otros paraísos de Cuba

Si el paraíso existe, debe estar en Cayo Coco o cerca de aquí.

Pero empecemos por el principio ya que a muchos de vosotros os interesa la parte logística, así que allá vamos.

A Cayo Coco sólo se entra y sale en taxi. Muchos nos hablaron de los camiones y de los autobuses de los trabajadores. Hay una especie de peaje en el que vimos a la policía mirar bastante a fondo cada vehículo para mantener el negocio. Por este motivo, actualmente esta opción nos parece muy arriesgada.

¿Cómo llegar a Cayo Coco?

Desde Camagüey ponemos rumbo en autobús a Ciego de Ávila con la compañia Viazul por 6 CUC por persona. En la estación acordamos un transporte en taxi hasta Morón donde nos acoge una pareja muy simpática y amable.

El precio del taxi Ciego de Ávila-Morón nos cuesta 12 CUC. Desde Morón, nuestro casero nos consigue transporte en taxi hasta Cayo Coco por 30 CUC. ¡Que diferencia con Camagüey donde todo nos parece superbarato!

Morón, última parada antes de los cayos.

Realmente Morón es un pueblecito que sirve de parada intermedia antes de llegar a Cayo Coco. Si lo prefieres, también puedes ir directamente desde Ciego de Ávila. Nosotros decidimos hacer noche en Morón y cruzar por la mañana pronto a Cayo Coco, para aprovechar mejor el día.

En Morón podemos visitar su vieja estación de tren, disfrutar de la vida del pueblo y cenar en algún restaurante cercano. Nosotros cenamos de maravilla en uno llamado Rey Gallo, situado en la avenida principal.

También aprovechamos para hablar largo y tendido con nuestro casero ya que nos acogió una familia realmente encantadora.

Las playas de Cayo Coco

Las playas de Cayo Coco son sencillamente el paraíso. Playas de arena fina, atardeceres y amaneceres de ensueño y un mar del color turquesa más bonito que hemos visto.

Todo ello adornado con fauna de la zona como gaviotas o pelícanos que hacen de Cayo Coco un lugar de postal.

El alojamiento en Cayo Coco 

Nos alojamos en el Hotel Meliá Cayo Coco, pues nos parece que es el que mejor relación calidad-precio tiene en el momento de la reserva. También habíamos consultados blogs y opiniones que nos decían que su playa era de las mejores.

Nada más llegar, hacemos el check-in y nos conducen a una habitación con vistas al mar, increíble.

Además de habitaciones espaciosas, tanto los restaurantes como los cócteles están muy bien. Otro detalle importante es que si visitas Cayo Guillermo, puedes acceder acceder a sus playas y buffet sin coste alguno.

Cayo Guillermo y Playa Pilar ¿cómo ir?

Tan sólo hay que coger el autobús turístico que recorre todos los hoteles. Tienen una frecuencia determinada y el último sale a las 17:30 de Playa Pilar.

Se saca un billete por 5 CUC y puedes montar las veces que desees. Otra opción es el taxi, menos económica obviamente.

Playa Pilar, una postal hecha realidad

Playa Pilar es la última parada del autobús turístico que recorre los cayos. El bus para exactamente donde veis en la foto. Antes de coger el puencito de madera que os lleva al “paraiso”, fijaros bien en el horario de vuelta, ya que sino tendréis que intentar localizar a un taxi para regresar.

Tras un pequeño paseo de un par de minutos llegamos a Playa Pilar, para disfrutar de un lugar de esos que siempre quedan en el recuerdo.

Os recomendamos hacer la primera parada en Playa Pilar, para nosotros la mejor playa de todas. En esta parte de los cayos no hay ningún establecimiento que te venda si quiera una botella de agua. Aunque existe la posibilidad de contratar una experiencia de snorkel.

Cayo Guillermo

Una vez hayas disfrutado de este lugar paradisíaco, puedes volver parando a comer en el Meliá Cayo Guillermo (previamente tuvimos que pedir un ticket en el hotel de Cayo Coco). Si reservas con otra cadena hotelera, consulta las posibilidades.

Como podéis ver disfrutamos de la playa casi para nosotros solos, bueno solos…solos… no. Allí estaban los pelícanos que, en el momento que menos lo esperábamos, se lanzaban al agua en busca de algún pececillo.

Conclusión

Esta es nuestra opinión y nuestra experiencia:

Cuando nos planteamos venir a Cuba quisimos dedicarle un par de días a Cayo Coco. Obviamente la Cuba de este lugar no es la Cuba real, la auténtica. Venir a los cayos ha sido un bonito broche a un viaje que ha tenido de todo, lógicamente.

Para venir a los cayos hay que tener en cuenta una cosa: Si el transporte en Cuba es caro, aquí directamente es un atraco.

Nuestro regreso a La Habana para volar al día siguiente nos salió por 60 CUC por persona. Lo que resultó una tomadura de pelo, además del precio, fueron las formas:

En la puerta del hotel nos esperaba un taxi nuevo y potente. Todo va bien hasta que, pasados unos pocos kilómetros nos cambian de coche y venimos en un Volkswagen Jetta que se cae a trozos. Se trata de exprimir hasta la última gota al turista que se deja caer por esta zona.

Por lo tanto, los cayos son increíbles, unas playas espectaculares pero los precios que se manejan para llegar hasta ellos son auténticas barbaridades. Aún así, recomendamos que, si podéis, los visitéis, teniendo en cuenta que en lo que respecta a los hoteles es fácil encontrar ofertas online.

2 comentarios sobre “Cayo Coco y otros paraísos de Cuba

  1. Buenas!!
    Deben ser maravillosas esas playas, por la descripción que hacéis y las fotos tan bonitas. Pero eso del transporte…
    Varias personas me han comentado ya como vosotros lo del asalto al turista en Cuba, el intentar sacarle lo máximo posible. Una pena aunque sea comprensible, pero en mi opinión ensucia lo que se vive en un destino.
    Gracias por la info!

    1. Hola Álvaro! Las playas son paradisíacas y esta parte de Cuba es como una burbuja, ya que esta parte no refleja la realidad del país en ningún aspecto, no sólo en el económico. Aún así, como capricho o broche final del viaje no está nada mal. Un abrazo fuerte y mil gracias por leernos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *