España, Zamora

Castañar de Hermisende

Visitamos el Castañar de Hermisende (Zamora) y te mostramos la belleza de estos paisajes donde habita el jabalí y el lobo ibérico.

castañar de Hermisende

El castañar de Hermisende, la ruta

Amanece en Hermisende, un pequeño pueblo zamorano situado en algún lugar entre Orense, Zamora y Portugal. El acento de sus vecinos nos enseña que las fronteras son más difusas en la vida real que en los mapas.

Con el frío en el cuerpo, partimos del pueblo de Hermisende por una ruta sencilla de unos 10 km con el objetivo de conocer su castañar y sus prados.

Con nuestros primeros pasos, el verde de la vegetación se despereza bajo los primeros hielos del año por la acción de los rayos del sol. Son algo más de las 9 de la mañana y el termómetro apenas llega a marcar 1º.

Los primeros 750 metros discurren por la carretera ZA-L-2698 hasta coger el Sendero del Castañar de Hermisende. Justo antes de llegar a la curva, abandonamos la carretera para comenzar a disfrutar de la luz y los árboles del lugar.

castañar de hermisende

Como comentamos, el lugar está ungido de una luz especial, un aura que sólo poseen los bosques con árboles centenarios como este Castañar de Hermisende.

Hemos madrugado bastante para llegar hasta aquí, cuando el planeta tiene tal regalo a la vista no nos importaría madrugar aún más. La ruta apenas tiene desnivel y es adecuada para todos los niveles por lo que es un plan ideal para disfrutar en familia.

Cada metro que caminamos es una delicia, un lugar fantástico que tenemos la suerte de disfrutar nosotros solos. La meteorología acompaña gracias a la planificación perfecta de Luis Ángel, alma mater del Comando Senderista.

castañar de Hermisende

De repente, el Castañar de Hermisende se termina y salimos a un claro en el bosque. Nosotros seguimos caminando por una pista ancha y señalizada con flechas amarillas.

castañar de Hermisende

Tras recorrer unos metros por un prado, la ruta nos regala este túnel formado por robles que tamizan la luz. Aunque el camino se pone cuesta arriba, son sólo unos pocos metros.

Líquenes, musgos, hongos y demás elementos de la naturaleza hacen de este lugar una orquesta para los sentidos no sólo para la vista sino también para el olfato. Si te acercas hasta aquí, lo vas a disfrutar mucho y te vas a acordar de nosotros.

En un momento dado, de repente, escuchamos unos sonidos que nos hacen estar alerta. Unos simpáticos jabalíes, al vernos han salido pitando sin darnos tiempo a echar mano de la cámara. ¡Que maravilla observar a los animales en su hábitat!

castañar de Hermisende

Sin apenas darnos cuenta, hemos llegado al punto más alto de la ruta y ahora nos toca una ligera bajada para adentrarnos de nuevo en el bosque.

Todo está tapizado de un manto de diversos tonos verdes que hacen las delicias del viajero que se acerca a este lugar.

Conviene caminar con cuidado, fijándose en los detalles para admirar y valorar el Castañar de Hermisende como se merece. Muestra de ello son la gran variedad de flores, hongos y setas que abundan en la zona.

castañar de Hermisende

Según vamos observando, el otoño empieza a aparecer por esta zona mostrando sus colores ocres y amarillentos, presagio de los tonos marrones que vendrán después.

castañar de Hermisende

Un poquito más adelante, observamos como parte de la vegetación muestra tonos más oscuros incluso más mortecinos. Se trata de las consecuencias de un incendio forestal que tuvo lugar este verano.

castañar de Hermisende

Por lo tanto, si te gusta disfrutar de la naturaleza sé responsable, llévate tu basura y respeta el entorno pues nadie disfrutamos de un paisaje tan desolador.

Tras atravesar otra parte del Castañar de Hermisende llegamos a la carretera ZA-L-2698 que recorremos hasta llegar al puente sobre el río Tuela.

El paraje no puede ser más idílico, con un puente de tres ojos sobre las aguas transparentes del río. Visto desde el aire, este lugar es el paraíso de cualquier persona que le guste la naturaleza.

castañar de hermisende

Desde el puente, no tardamos más de 10 minutos en llegar al pueblo. Hermisende parece un pueblo de postal, detenido en el tiempo, donde la calma alcanza cotas difícilmente superables.

castañar de Hermisende

Los vecinos nos saludan y se alegran de nuestra visita. Algunos, incluso, posan ante nuestra cámara con la mejor de sus sonrisas. Sonrisa como la que nos llevamos para siempre de este lugar del planeta. ¡Volveremos Hermisende!

Castañar de Hermisende, ¿Dónde comer?

Para comer nos vamos hasta el pueblo de al lado, Lubián. Tomamos un menú diario en el Bar Estrella de Lubián por 9 euros donde estaba todo riquísimo.

Si prefieres buscar otro lugar, te dejamos un mapa con los establecimientos disponibles.

¿Dónde dormir? Castañar de Hermisende: Alojamientos

¿Necesitas quedarte a dormir por la zona? Te dejamos un mapa con los alojamientos disponibles.

Como preparar tu ruta en El Castañar de Hermisende

Nosotros te recomendamos como material mínimo imprescindible:

  • GPS con track o mapa de la zona.
  • Calzado cómodo, zapatilla o bota de trekking.
  • Mochila para llevar agua y algo de comer.
  • Crema de protección solar, gafas de sol y gorra.

Para los fotógrafos

Si te gusta la fotografía de paisajes, en este lugar vas a disfrutar mucho, por tanto te recomendamos:

  • Lente gran angular (nosotros utilizamos un 16-35 mm) aunque con un 24-70mm también te vas a divertir.
  • Filtros polarizador si quieres saturar un poquito los colores y evitar destellos indeseados.
  • Trípode, a poder ser ligero y no demasiado aparatoso si deseas hacer algún time lapse o similar.

De Puebla de Sanabria a Zamora: otros lugares de interés

Otros lugares que pueden interesarte de la provincia de Zamora son:

Esperamos que te haya gustado. Nos harías muy felices si nos dejas un comentario con tus impresiones y recomiendas este blog a tus amigos.

2 comentarios sobre “Castañar de Hermisende

  1. Enhorabuena por el interesante relato y las estupendas fotografías realizadas en el itinerario por los alrededores de la pequeña población zamorana de Hermisende. Vuestras palabras vuelven a revivir la preciosa jornada vivida en los maravillosos confines fronterizos con Portugal.
    También daros las gracias por el apunte hacia mi persona y al Comando Senderista en general, siempre será un placer compartir estos deliciosos trayectos. Gracias por esta estupenda entrada y recibir un saludo cordial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *