España, Soria

Cañón de Vildé: mágico, fascinante, increíble

Teníamos muchas ganas de retratar la provincia de Soria en este blog. El estreno no ha podido ser mejor: El Cañón de Vildé, un lugar donde habita el buitre leonado.

cañón de vildé

Pero empecemos por el principio. Luis Ángel, del blog Comando Senderista y al que damos gracias infinitas, nos propuso el plan y allá que nos fuimos junto con Jesús, Ricardo, Juan, Fiden, Alejandro y Nacho.

La ruta del Cañón de Vildé

Nuestros pasos comienzan en el municipio soriano de Villanueva de Gormaz, a la sombra de su iglesia románica de San Pedro, y del que salimos por la calle Fresno en busca del Cañón de Vildé en una ruta senderista para todos los niveles. Se trata de un recorrido de unos 12 km con poco desnivel por paisajes super bonitos.

Villanueva de Gormaz

Nada más salir del pueblo, observamos la Ermita del Santo Cristo del Humilladero y, de fondo, la Fortaleza califal de Gormaz que visitaremos más tarde.

Villanueva de Gormaz

Tras unos pocos minutos de caminata, nos zambullimos de lleno en el paisaje típico de la meseta castellana de campos de cereal, girasoles y palomares en ruinas.

cañón de vildé

La belleza de este lugar está tanto en los colores como en los pequeños detalles que, de repente, hacen que nos asalten recuerdos que parecían perdidos en el fondo de la memoria. Y así, de pronto, se adueñan de nuestros pensamientos.

villanueva de gormaz

Decidimos espabilar y reanudar la marcha pues la repentina melancolía nos ha descolgado del grupo, apretamos el paso para llegar a lo alto de este primer repecho.

Tras alcanzar al grupo observamos como el paisaje se ondula. Pocos metros más adelante, observamos como el entorno va cambiando ligeramente.

cañón de vildé

Por el fondo comienzan a aparecer los primeros tonos ocres. La vegetación poco a poco empieza a ser sustituida por las rocas.

cañón de vildé

De pronto, el cañón de Vildé aparece como por arte de magia. Somos ricos. ¿Cómo no vamos a serlo si tenemos esta maravilla para nosotros solos?

cañón de vildé

Momentos antes corría una ligera brisa. Justo ahora, el viento se detiene para que las aguas se disfracen de espejo. El mundo se para y el paisaje se muestra con toda su belleza y nos susurra al oído que lo más bello de este mundo es libre y salvaje.

cañón de vildé

Volvemos al camino y miramos a lo alto de las rocas. No podemos parar de imaginarnos una multitud de indios navajos a caballo observando nuestros pasos desde la distancia.

cañón de vildé

Demasiadas películas quizá y demasiadas horas frente al televisor viendo a Clint Eastwood diciendo aquello de «¿quién es el dueño de esta pocilga?».

cañón de vildé

Nuestro camino ahora sigue al abrigo de la roca en una garganta llena de arbolado donde comenzamos a ver los primeros buitres. A pesar de haber muchos, nuestro objetivo gran angular no es capaz de fotografiarlos.

cañón de vildé

Luis Ángel intenta retratarlos para su blog Comando Senderista y estamos seguros de que lo conseguirá.

Este cañón se abre pocos metros más adelante para recorrer el primer pueblo soriano que nos encontramos en esta ruta: Vildé.

vildé

Allí nos encontramos con personas entrañables que nos abren su corazón de par en par, que nos dicen que su patria son sus vecinos y la naturaleza que las rodea. Tras unos minutos de conversación, retomamos nuestra marcha deseándonos mutuamente de corazón, un buen día.

La ruta continúa por la carretera que lleva al vecino pueblo de Navapalos por la SO-P-4228 aunque tomaremos un desvío para visitar unos restos romanos.

Antes de la primera curva que toma esta carretera, tomamos una pista ancha de tierra que discurre junto a tierras de labor.

Ya, a cierta distancia, observamos los restos romanos de Torre de la Mora. Se trata de un edificio destinado al culto y enterramiento. El lugar formaba parte de una villa romana, siendo la Torre de la Mora, el panteón familiar.

torre de la mora soria

Damos la vuelta para tomar de nuevo y por poco tiempo la carretera SO-P-4228 en dirección a Navapalos por el mismo camino que nos trajo hasta aquí.

Pocos metros más adelante, dejamos de caminar por la carretera para adentrarnos por una senda. Durante el recorrido nos encontramos con un viejo Citroën 2CV que reposa su descanso eterno en una finca semiabandonada.

Tras un trecho donde la indecisión casi se apodera de nosotros, llegamos de nuevo a la garganta que forma el río Caracena en el Cañón de Vildé.

cañón de vildé

En este punto estamos caminando por la otra orilla del cañón que fotografiamos antes de llegar a Vildé. Justo en este momento, comienzan a pasar un montón de cosas.

La primera es que nos adentramos en el embalse o Cañón de Vildé y las vistas son espectaculares.

cañón de vildé

Lo segundo es que, mientras ascendemos un pequeño repecho, un joven buitre se ha caído al agua. El ejemplar aunque joven, es de gran tamaño y logra salir del agua. Todos observamos sorprendidos como el buitre consigue poco a poco ascender hasta su nido.

cañón de vildé

Tras la sensación de estar viviendo dentro de un documental de la 2TVE, nuestros pasos deben continuar, pues aún nos queda un buen camino por esta ruta del Cañón de Vildé.

cañón de vildé

Un poquito más arriba encontramos otro mirador y es inevitable sentarse a contemplar semejante paisaje.

cañón de vildé

No hay dinero en el mundo que nos pague este momento y pensamos seriamente que lo resume nuestro leitmotiv: «A VECES NOS ENCONTRAMOS PERDIDOS, Y OTRAS PERDIDOS, NOS ENCONTRAMOS.»

cañón de vildé

Bajamos hasta donde se encuentra uno de nuestros compañeros, Juan. Al llegar, nos miramos y en silencio pensamos cada uno que sólo los necios no se sentirían agradecidos de poder disfrutar de la inmensidad que ofrece este entorno.

cañón de vildé

Al momento nos alcanza Jesús, sonriendo y sobrecogido tras ver como los buitres vuelan a la altura de nuestros pies. Ver estos animales en libertad a pocos metros es algo telúrico.

cañón de vildé

El resto de los compañeros ya se pierden a lo lejos y decidimos reemprender la marcha conscientes de que hemos vivido algo único.

cañón de vildé

Ya va quedando menos camino por recorrer y nuestro objetivo es llegar a Villanueva de Gormaz lo antes posible. La ruta del Cañón de Vildé se va transformando de nuevo y en sentido inverso en la meseta castellana del principio.

cañón de vildé

Disfrutamos un rato más escuchando los sonidos de la naturaleza, de los pájaros, del río… Y nos quedamos rezagados por lo que apretamos un poco el ritmo.

cañón de vildé

Ya a lo lejos, aparece Villanueva y su inconfundible iglesia de San Pedro Apóstol. Ahora, toca reponer fuerzas.

cañón de vildé

Y tras el Cañón de Vildé… ¿Dónde comer?

Tras el esfuerzo de la caminata paramos a comer en el Restaurante Antonio en San Esteban de Gormaz.

Otros lugares donde parar a comer pueden ser éstos.

Algunos lugares de interés cercanos al Cañón de Vildé

Gormaz, a un paso del Cañón de Vildé

Tras la comida, decidimos acercarnos a conocer Gormaz, a tan sólo unos 20 minutos en coche de San Esteban de Gormaz. Esto fue lo que pudimos conocer:

Fortaleza de Gormaz

Construida en el siglo X sobre los restos de una fortaleza anterior, se trata de la fortaleza califal más grande de Europa, sus dimensiones son enormes.

Su construcción en este lugar obedece a una posición estratégica pues desde este punto se divisan muchos kilómetros alrededor.

El interior todavía conserva muchas de las estancias aunque deberás recorrerlas con cierto cuidado. En la parte este se encuentran el alcázar, la torre del homenaje, el aljibe y los aposentos califales.

Aunque nosotros nos quedamos con las vistas que ofrece, vaya espectáculo ver el río Duero desde aquí, parece una pintura de Félix Cuadrado Lomas.

Desde la fortaleza bajamos al pueblo de Gormaz.

Ermita de San Miguel

En el pueblo visitamos dos iglesias. La primera de ellas románica del siglo XI, situada en la orilla de la carretera y junto a una gran roca en equilibrio inestable desde tiempos inmemoriales.

Iglesia de San Juan Bautista

Se trata de una construcción del siglo XVII que posee una pila bautismal románica.

Rollo Jurisdiccional

Cabe destacar también su rollo jurisdiccional símbolo del Señorío de Gormaz, aún pueden leerse sus inscripciones originales.

Desde Gormaz, tampoco desaprovechamos la ocasión de visitar la cercana población de Quintana de Gormaz.

Quintana de Gormaz

En este municipio cabe destacar un par de lugares emblemáticos.

Antiguo lavadero

En un edificio muy coqueto encontramos este antiguo lavadero perfectamente conservado y restaurado. Da gusto visitar estos lugares para recordar lo que nuestros padres y madres, abuelos y abuelas, trabajaron en la época.

Edificio de las escuelas

Justo enfrente, se encuentra el edificio de las antiguas escuelas. Se pueden apreciar entradas diferentes para niños y niñas, menos mal que los tiempos cambian. En la parte superior del edificio se encontraba la casa del maestro. Actualmente es el Museo de la Resina.

Aquí termina nuestra jornada, ha sido agotadora. Hemos disfrutado mucho de nuestra primera visita a la provincia de Soria pero volveremos y será pronto.

Si eres un amante de la naturaleza como nosotros no pueden faltar estas rutas en tus próximas escapadas por Castilla y León:

Esperamos que te haya gustado. Si crees que hemos cometido algún error, puedes dejarlo en comentarios y lo corregiremos a la mayor brevedad posible. Nos harías muy felices si recomiendas este blog a tus amigos.

8 comentarios sobre “Cañón de Vildé: mágico, fascinante, increíble

  1. Que decir de este estupendo reportaje?
    IMPRESIONANTE, tras la fabulosa fotografía a que nos tienes acostumbrados y las excepcionales vistas del dron, se une el atractivo relato que describe este maravilloso espacio en la provincia de Soria.
    Muchas gracias por esta magnífica aportación con la alegría de seguir caminando y disfrutando en próximas rutas. Un saludo cordial en mi nombre y de todo el Comando Senderista.

  2. Edu me ha encantado tu reportaje, qué pena no haber documentado la historia del buitre real, que todo el grupo presenciamos en directo, pero bueno hay quedó ese documento real en nuestras retinas para el resto de nuestras vidas,te felicito por tu gran trabajo y todos tu reportajes muy bien documentados, un abrazo.

    1. Jesús! Muchísimas gracias por dedicar parte de tu tiempo a escribir unas palabras. Es cierto, que pena que no haya fotografía del momento en que el buitre cae al agua (quienes nos sigan en Instagram pueden ver el momento en stories destacadas). Un abrazo, ya estamos deseando compartir más experiencias juntos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.